Apunte 3. El veto a las cuestiones incómodas

País: Europa / América Latina y el Caribe

Temática: Feminicidio y relaciones internacionales

El pasado 18 de mayo de 2010 se celebró en Madrid la VI Cumbre América Latina y el Caribe-Unión Europea que congregó a dirigentes de 60 países. Muchos son los temas de importancia que se podrían haber tratado en dicha reunión, pero los únicos acuerdos que se alcanzaron se limitan al terreno comercial y al librecomercio.

Al día siguiente en el editorial de El Periódico podía leerse lo siguiente:

“Al margen de los acuerdos comerciales, de la creación de una fundación y de la aprobación de un fondo de 125 millones de euros para infraestructuras, el resto fue retórica, como la llamada Declaración de Madrid, que incluye un plan de acción trianual en campos que abarcan desde la ciencia y el cambio climático hasta las migraciones, la educación o la droga. Retórica y buenas intenciones, como las de reformar los organismos multilaterales o el sistema financiero”.

Hubo declaraciones de intenciones, pero ni una palabra sobre la violencia contra las mujeres en la cumbre. En las noticias publicadas en El País, El Mundo, Público y El Periódico no se hizo mención del feminicidio ni de su ausencia de la agenda política.

El mismo día de la cumbre, Público lanzaba el titular: “La UE y América Latina pactan frenar la impunidad”. Más adelante, la noticia decía así:

“Los países participantes se han comprometido a «combatir la impunidad», especialmente la de los delitos más graves del derecho internacional y, en concreto, los incluidos en el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.

Así lo refleja el sexto punto de la declaración conjunta firmada por los países participantes para concluir el encuentro. En él se explica que “se deberán adoptar medidas de ámbito nacional u otro ámbito adecuado e intensificar la cooperación internacional, a fin de que dichos delitos sean sometidos a la acción de la justicia”. También invita a los países que no son miembros del Tribunal Penal Internacional a que estudien la posibilidad de ratificar o de adherirse al Estatuto de Roma”.

A priori, nada que objetar, si no fuera por el tono generalista de la pieza que acababa centrada en el apoyo al juez Garzón. Ningún tipo de alusión al feminicidio.

Entre el 16 de mayo y el mismo día 18 se llevó a cabo la Cumbre México-Unión Europea. El presidente Calderón viajó a España para presidir dicha cumbre y participar en la Cumbre América Latina y el Caribe-Unión Europea. Sobre las cuestiones tratadas por el presidente mexicano en su visita de estado a España, Público transmitía lo siguiente:

“En la Cumbre México-Unión Europea, Calderón presentará el plan ejecutivo entre ambas partes, el cual establece las medidas concretas en temas económicos, medio ambiente y desarrollo sustentable; seguridad, derechos humanos, educación y cultura, ciencia y tecnología, migración, entre otros, así como impulsar la cooperación con terceros países y regiones”.

¿Por qué si se abordan la seguridad y los derechos humanos, no se incluye aquí el feminicidio?

Durante la celebración de la cumbre UE-ALC, alrededor de un centenar de activistas se concentraron en la Plaza de Colón (Madrid) con el objetivo de “visibilizar la distribución de trabajo por géneros que condena a las mujeres a soportar el peso de la crisis” y denunciar la situación que viven las mismas en las multinacionales. Está acción estaba enmarcada en un conjunto de acciones ciudadanas de la “Cumbre de los Pueblos: Enlazando Alternativas IV” que se celebró una semana antes en la capital. Solamente la agencia Europa-Press se hizo eco de la acción y no tuvo ninguna repercusión en los periódicos analizados.

La Cumbre de los pueblos  es un movimiento de organizaciones sociales, gremiales y políticas, pueblos indígenas, redes de ONG, ciudadanos y ciudadanas de América Latina, el Caribe y Europa que busca construir una visión crítica al modelo neoliberal y proponer un alternativa de sociedad. El día 19 de mayo El Mundo publicaba el titular: “La Cumbre de los Pueblos lamenta los resultados de la Cumbre oficial UE-ALC”:

“La Cumbre de los Pueblos ha rechazado “enérgicamente” los Tratados de Libre Comercio, pactados entre algunos gobiernos latinoamericanos y europeos, que han sido negociados a espaldas y en contra de los intereses de las mayorías, en los países afectados, según estas organizaciones”.

A diferencia de los ejemplos anteriores, sí que prestaron atención a la ausencia del feminicidio los corresponsales del diario mexicano La Jornada. Claudia Herrera Beltrán y Armando G. Tejeda hicieron un seguimiento exhaustivo de ambos eventos:

– En la Cumbre de los Pueblos “se advirtió de los estragos en la población civil de la «absurda guerra del gobierno mexicano contra el narcotráfico» y recordó la pasividad oficial en la investigación de los feminicidios en todo el país, pero en Ciudad Juárez en particular”.

– En la Cumbre UE-ALC “otro tema central, pero al mismo tiempo polémico, es el relacionado con los feminicidios y la situación de la mujer en general en ambos continentes.

España, especialmente, pero también Brasil y los países del norte de Europa, están muy interesados en que en la declaración final haya una mención expresa a este fenómeno, con el objetivo de comprometer más a los gobiernos a diseñar políticas públicas que sean efectivas en la protección de las víctimas y leyes que protejan a las mujeres de potenciales agresores, además de evitar la impunidad”.

A pesar de la presión de las activistas, finalmente, la Declaración de Madrid de la Cumbre Unión Europea-América Latina y el Caribe no incluyó ningún epígrafe que hiciera alusión al feminicidio y solamente se incluyeron vagas indicaciones sobre la igualdad de género:

http://www.consilium.europa.eu/uedocs/cms_data/docs/pressdata/es/er/114536.pdf

En la información aparecida en el CIMAC (Comunicación e Información de la Mujer) se encuentran testimonios que ponen de manifiesto la falta de compromiso político hacia esta cuestión el intento del gobierno mexicano para hacer creer que el feminicidio es una problemática pasada. El eurodiputado Raül Romeva afirmó: “El Gobierno mexicano, nunca ha apoyado la reducciones del feminicidio, al contrario, ha puesto Obstáculos para no eliminar este flagelo”. En la misma línea, la abogada Andrea Medina, remarcó que México insistió mucho para que no se incluyera en la declaración final de la cumbre el feminicidio. Por otra parte, Luz Estrada, miembro del Observatorio Ciudadano Nacional del feminicidio (OCNF) concluyó: “Es lamentable que este flagelo que se ha venido denunciado, por varios años, no sólo en México, sino en América Latina, haya sido invisibilizado, demostrando no sólo la falta de compromiso con las mujeres de México, sino de toda la región”.

Aquí tienes los enlaces a las diferentes piezas:

http://www.publico.es/internacional/313709/conjura/acabar/crimenes/humanidad

http://www.publico.es/agencias/efe/312919/calderon/viajara/espana/presidir/cumbre/mexicounion/europea

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/05/19/solidaridad/1274282380.html

http://www.jornada.unam.mx/2010/05/15/index.php?section=mundo&article=022n3mun

http://www.jornada.unam.mx/2010/05/18/index.php?section=mundo&article=022n1mun

http://www.jornada.unam.mx/2010/05/17/index.php?section=mundo&article=028n1mun

Anuncios